¿Cuál Y Cómo Funciona La Ley De Persecuciones A Alta Velocidad En Texas?

Desafortunadamente, el número de personas que se lesionan o mueren cada año en accidentes relacionados con persecuciones policiacas a alta velocidad es elevado. De acuerdo con un informe reciente, en los últimos 30 años, estos accidentes han dejado sin vida a más de 5 mil personas a nivel nacional, y ese número no incluye los miles más que terminaron gravemente heridos y lograron sobrevivir. Aproximadamente dos tercios de las víctimas de accidentes de persecución policiacas son terceros que nada tenían que ver con la persecución.

Es posible que estas cifras sean más bajas y no muestren la realidad, ya que los datos provienen de la Administración Nacional de Seguridad de Tráfico en las Carreteras (NHTSA), que recopila la información de los informes de la policía, que no siempre hacen nota de persecuciones policiales. Las cifras siguen siendo escalofriantes, y un alto porcentaje de las víctimas de estos accidentes son niños, adolescentes y ancianos. Por su parte, las fuerzas del orden en todo el país y el Departamento de Justicia han reconocido que persecuciones a alta velocidad son extremadamente peligrosas y son una amenaza para los peatones y otros automovilistas, por lo que han pedido a las agencias y oficiales del orden tratar de evitarlas, pero a pesar de esto , el problema persiste. Aunque el deber de los agentes de policía es proteger a los ciudadanos de bien, a menudo se debaten entre dicha responsabilidad y la adrenalina que genera una persecución a alta velocidad.

Si bien las normas nacionales han tratado en gran medida de reducir esta práctica, el Departamento de Seguridad Pública de Texas (DPS) parece ir en otra dirección. No sólo permite las persecuciones a alta velocidad, sino que los oficiales disparen sus armas en contra de los vehículos que huyen. A pesar de que las políticas del DPS consienten el uso de armas en situaciones en las que el agente cree que un sospechoso es peligroso, aseguran que el uso ocasional de las mismas desde un vehículo sigue siendo necesario.

Y mientras que muchos organismos policiales de todo el país limitan las persecuciones a los criminales más peligrosos, en Texas, prácticamente no hay ninguna diferencia entre delincuentes peligrosos y los de crímenes menores al momento de una persecución, lo cual representa un grave peligro para la sociedad. Su razonamiento es que cualquier persona que intente evadir a la policía ha cometido un delito grave, representa un peligro público y debe ser perseguido.

DPS estima que los oficiales realizan un promedio de 900 persecuciones a alta velocidad por año, muchas de estas a velocidades superiores a 100 millas por hora. De acuerdo con un estudio publicado en 2008, la policía del estado de Texas tiende a no cancelar o detener una persecución, una vez que ha comenzado. Por ejemplo mientras que a nivel nacional, el nueve por ciento de los agentes del orden desisten de una persecución, en Texas es un tres por ciento. Es decir que de alrededor de 2,5 persecuciones policiacas por día, a penas se cancela una cada dos semanas.

Adame Garza LLP: Los Abogados De Lesiones Posibles Alta Velocidad Persecuciones En Texas

A pesar del debate público constante sobre los peligros a personas inocentes por persecuciones policiacas a alta velocidad, la respuesta a la pregunta de quién es responsable de los daños parece ser muy amplia y confusa para las víctimas y sus seres queridos, por lo que si alguien ha sido lesionado en un accidente causado por una persecución en Texas, necesita contar con el apoyo legal de un abogado profesional, conocedor y experimentado en este tipo de accidentes vehiculares para poner todo en orden y obtener la compensación que necesita de quien sea responsable. Los abogados de Adame Garza LLP tienen el conocimiento y la experiencia que necesita para conseguir lo que se merece.

Contáctenos

para una consulta gratuita!

713.863.7100 EMAIL

Toda la información del usuario es 100% privada y protegida, no se compartirá

Preguntas?